CAÑOS Y CIÉNAGAS DE CARTAGENA ¿Pasivos Ambientales o Letrinas a Cielo Abierto?

Fotografía del Universal




Al coincidir con la presentación del informe de gestión del señor alcalde Dionisio F. Vélez Trujillo, en su primer año al frente de la administración del Distrito Cartagena,  he considerado oportuno celebrar los casi tres (3) años de la apertura de mi blog  www.ecologíamedioambienteyalgomas.blogspot.com. (Facebook y Twitter). 








La razón que justificó la apertura del citado blog, obedeció principalmente a la falta de espacio en los medios de comunicación  formales de Cartagena, para publicar una serie de artículos que recogen, según mi criterio,  las necesidades más apremiantes de la ciudad y del ciudadano de a pie. Pero más que celebración, es el regocijo personal que se siente, al conocer la atención que han suscitado en la opinión pública local y extra fronteras, cada uno de los temas tratados y las sugerencias de propuestas que modestamente he hecho, para remediar o abordar la posible solución de los problemas físico-sociales y ambientales existentes. 

En relación a la dinámica social de Cartagena, sin que uno pretenda abrogarse reconocimientos inmerecidos, es oportuno señalar que algunas decisiones en los estrados judiciales (como la Tutela a favor del desalojo del Mercado de Bazurto), han tomado como referencia técnica y sin que ese hubiese sido nuestro propósito, los argumentos que desde el punto de vista de la conservación del medio ambiente, impactos ambientales y desarrollo sostenible, se han publicado periódicamente en el blog. 

Pero el tema que hoy nos ocupa, no es la crítica del informe ¨Ahora si...Cartagena¨ como forma de confrontación, como tampoco juzgar en tan solo un año, los logros, las omisiones y/o equivocaciones en que hubiese podido incurrir el actual tren ejecutivo distrital. Ya lo advertía en alguno de mis escritos, la acumulación de problemas que desde años atrás han venido afectando el avance y desarrollo de la Cartagena extra murallas, es el resultado de la inercia institucionalizada, de la falta de visión y de la poca gestión de los gobiernos que antecedieron a la actual administración y cuyo resultado no ha sido otro, que un déficit de gestión.  

La crítica, más que censura, es el derecho de todo ciudadano de expresar libremente su opinión y debe traducirse en un punto de convergencia, basado en el análisis objetivo y evaluación cuali-cuantitativa de las acciones en pro del bienestar ciudadano. Por eso, aprovechando la buena disposición que manifiesta el alcalde Dionisio Vélez Trujillo, de emplear  el año y medio faltante para hacer los ajustes necesarios,  terminar de enmendar los errores del pasado así como hacer de sus promesas una realidad tangible en beneficio del entorno físico-social de un pueblo esperanzado en soluciones, sumémonos como verdaderos ciudadanos de derecho y con gran sentido de pertenencia, al aporte de  ideas constructivas y a ejercer control de gestión en cada actividad y obra propuesta y ejecutada.  

Por tener alguna formación en el área ambiental, no puedo dejar de ser reiterativo en advertir, la poca o ninguna importancia y atención que se le dio en el pasado y la que le viene dando la actual administración, al ecosistema acuático conformado por los caños y ciénagas  de los sectores Las Quintas, Manga, Chambacú, El Cabrero y desde este último, al cauce del caño que corre paralelo a Marbella, Canapote y finalmente al caño de Juan Angola, que conecta a estos cuerpos de agua con la Ciénaga de la Virgen. 

Tanto es así, que en muchos de mis anteriores escritos sobre el estado de estos cuerpos de agua, he jerarquizado el daño que se le está ocasionando a Cartagena y en particular a dicho ecosistema, por el olvido y desidia gubernamental y por la potencial desaparición del caño del eje El Cabrero-Marbella, dada la posible venta de los terrenos adyacentes por  parte de EDUBER, como por los consiguientes desarrollos urbanísticos y los constantes rellenos que se vienen dando en las márgenes del caño Juan Angola, con fines de invasión.  De continuar estos impactos ambientales negativos en contra de estos cuerpos de agua, en el futuro inmediato estaríamos en presencia de un ¨Pasivo Ambiental¨ irrecuperable, convertidos en una  ¨letrina a cielo abierto¨ y como consecuencia de ello, la posible afectación colateral de la flora y la fauna de la Bahía de Cartagena y de la Ciénaga de la Virgen. Esta visión, coincide con el editorial de El Universal: El Transporte Público Acuático...que sostiene… ¨y por supuesto no puede haber transporte acuático si no se desaloja la invasión aledaña al puente Benjamín Herrera ni tampoco habrá caño Juan Angola¨…manos a la obra Alcalde y Ministerio del Ambiente…no propiciemos otra Tutela..   
Prof. Orlando R. Pereira Bustillo
@OrlandoPereiraB

Comentarios

Elisa Sierra ha dicho que…
Felicitaciones. Muy buen artículo, bien escrito, con conocimiento de la geografía de la ciudad y de sus problemas ambientales.